Tiempo Malaga


Lugares con Encanto - Mejores Pueblos Blancos en Andalucía

Iglesia en Pueblo Blanco

El sur de España cuenta con algunas de las mejores costas de la península ibérica y con unos paisajes montañosos de ensueño. Las diversas cordilleras localizadas en la comunidad andaluza anidan cientos de pueblos, a cual más pintoresco, teñidos de un blanco inmaculado. A continuación te presentamos la selección de Espacar de los mejores pueblos que puedes visitar en tu ruta por la región sur del país.

Las Alpujarras, Granada

Las Alpujarras es el nombre por el que se conoce a un conjunto de pueblos localizados en la provincia de Granada (a unas dos horas del aeropuerto de Málaga). Si dudas sobre qué lugares visitar y has alquilado un coche para realizar una ruta por el sur, has de saber que en un solo viaje podrás recorrer buena parte de los pueblos de Las Alpujarras, los cuales suman un total de treinta. Esta región se divide en dos partes: La Alpujarra de Granada y La Alpujarra de Almería. ¿A dónde ir? En nuestra opinión, las tres poblaciones que más destacan son Lanjarón, Trevélez y Orgiva. Lanjarón es un pueblo balneario que sirve de puerta de entrada a las Alpujarras. Es famoso por su agua mineral, sus tratamientos balnearios y su castillo en ruinas de origen árabe. Orgiva es el pueblo más grande de La Alpujarra de Granada; se emplaza en un valle junto al río Guadalfeo, lo que lo hace especialmente pintoresco. En Orgiva abundan las posibilidades de alojamiento, los bares, las tiendas artesanales y los restaurantes. Trevélez es el pueblo más alto de la España peninsular y, por tanto, una localidad mucho más fría que Orgiva. Es famoso por su jamón serrano; las catas son una constante en todo el pueblo. Además, si te apetece hacer un poco de senderismo, Trevélez es el lugar idóneo para iniciar una ruta hacia el Parque Nacional de Sierra Nevada.

La Axarquía, Málaga

Al este de la ciudad de Málaga, la Axarquía acoge en su seno a otro grupo de espléndidos pueblos blancos. Concretamente, son 56 las localidades que componen esta región, algunas emplazadas en la montaña y otras a pie de costa. A un kilómetro del litoral se sitúa la capital de la comarca: Vélez Málaga, una ciudad de trabajadores que tiene entre sus principales atracciones una fortaleza y varias iglesias de interés. El centro histórico no es fácil de explorar, pero en la Plaza de las Carmelitas y la Plaza de San Francisco podrás sumergirte en el verdadero ambiente del lugar. Entre los siguientes destinos a visitar se encuentran Nerja y Maro: dos municipios próximos geográficamente pero muy distintos entre sí. Nerja es el pueblo más desarrollado a nivel turístico de la zona, y cuenta con numerosos restaurantes, hoteles y bares destinados a veraneantes y visitantes de paso. Se sitúa junto a la playa, igual que su vecino más inmediato, el municipio mucho más pequeño de Maro. Dicen que en Maro se encuentran algunas de las mejores playas del este de Málaga y, además de poseer un casco antiguo encantador, su territorio es cuna de la espectacular Cueva de Nerja. Por último, adentrándote en la montaña hallarás Canillas de Aceituno, un pueblo muy tradicional y pintoresco con tres excelentes restaurantes en los que podrás degustar las especialidades del lugar: morcilla y chivo al horno.

Arcos de la Frontera, Cádiz

La localidad de Arcos de la Frontera, ubicada en la provincia de Cádiz (aproximadamente a dos horas y media de distancia del aeropuerto de Málaga) ofrece, gracias a su privilegiado enclave en lo alto de un cerro de piedra caliza, los atardeceres más impresionantes de la región. El monumento más imponente del pueblo es su castillo: el Castillo de los Arcos. Dentro de sus murallas originales reside la parte más antigua del municipio, repleta de senderos estrechos, calles adoquinadas y arcos de color blanco. Este pueblo tiene, en realidad, dos caras: la tradicional que ofrece su centro histórico y la más moderna que se refleja en su conjunto de casas del siglo XX.

Castellar de la Frontera, Cádiz

Castellar de la Frontera es un municipio gaditano envuelto por un castillo-fortaleza. Como cabe imaginar, se trata de un lugar muy especial que visitar y en el que alojarse, no solo por sus espectaculares vistas ininterrumpidas del embalse de Guadarranque, sino también por la singularidad de su emplazamiento. La historia de la villa se remonta a la Edad del Bronce; sobre su territorio se asientan varias cuevas con pinturas prehistóricas. Es un pueblo hermoso compuesto por casas apiñadas entre sí, construidas sobre las antiguas murallas y embellecidas por sus blanquísimas paredes decoradas con buganvillas.

Todos estos pueblos (y otros similares), por el simple hecho de ofrecerte plazas entrañables en las que disfrutar apaciblemente de una bebida y angostas calles en las que perderte, te regalarán algunos de los mejores momentos de tus vacaciones. Permítete una parada para descansar y observar y te sumergirás en la esencia del lugar.

¿Te gusta nuestra selección de pueblos blancos? Echa un vistazo a algunos de los mejores ciudades en Andalucía.

Utilizamos cookies propias y de terceros para hacer estadísticas del comportamiento de los usuarios en este sitio web y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información aquí

x